24 DE OCTUBRE – TRÍO PETROF

PRIMERA PARTE
J.HAYDN (1732 – 1809)
Piano trio en Sol Mayor Hob. XV, No.25 ” GYPSY TRIO “
Adagio cantabile
Poco adagio-cantabile
Rondo all´Ongarese. Presto

A. DVOŘÁK (1841 – 1904)
Danza eslava No. 2 en Mi menor Op. 46
Allegretto scherzando

A. PIAZZOLLA (1921 – 1992)
Invierno (Tango para piano trio)

B.BARTÓK (1881 – 1945)
Danzas folklóricas rumanas
Allegro moderato
Allegro
Andante
Molto moderato
Allegro
Allegro

SEGUNDA PARTE
A.DVOŘÁK (1841 – 1904)
Piano trio en Sol menor Op. 26
Allegro moderato
Largo
Scherzo.Presto
Allegro non tanto

 

domingo, 29 de octubre de 2017

La fuerza del pueblo (Por Julián Carrillo)

La Sociedad Filarmónica de A Coruña ha inaugurado su temporada con un concierto del Trío Petrof, fundado en 2007 por Jan Schulmeister, primer violín del Cuarteto Wihan, junto al violonchelista  Kamil Žvak y la pianista Martina Schulmeisterová. Aunque El concierto del martes, por programa y realización, tenía toda la personalidad de una gran inauguración, el Teatro Rosaía Castro presentó una entrada algo inferior a la habitual en los concertos de la Filarmónica.
Desde su inicio con el Trío con piano en sol mayor, “Gitano”, de Haydn hasta su fin con lasDanzas folclóricas rumanas de Bartók, la primera parte del programa fue todo un homenaje a la música culta de origen popular. El Trío Petrof interpretó las cuatro obras de esta primera parte –completada con la Danza eslava nº 2 en mi menor de Dvořák  y el Invierno porteño de Piazzolla- con soberbias versiones.
Y lo fueron porque en todas ellas abundó la verdad que sólo nace de la fuerza inmensa que contiene la música genuina y sencilla creada por el pueblo en todas las latitudes. Esa fuerza que Nadia Boulanger supo valorar en la obra de Piazzolla cuando le hizo desatar los nudos formales con los que el autor argentino aherrojaba su verdadera inspiración y de la que es muestra idónea su Invierno porteño.
Impecable adecuación a los diferentes estilos, conjunción rítmica y dinámica de gran precisión, sensibilidad y ese sonido rico y compacto que solo un trío con piano puede ofrecer fueron las piezas de ese puzle que acostumbramos a llamar musicalidad. En la segunda parte, más de lo mismo -que  lo bueno no deja de serlo por ser abundante-. Los Petrof hicieron una espléndida versión del Trío con piano en sol menor, op. 26 de Dvořák, en la que destacaron asimismo los abundantes temas de origen popular de la obra.

http://lineasadicionales.blogspot.com.es/2017/10/la-fuerza-del-pueblo.html

 

DEJAR CAER LAS NOTAS SOBRANTES

Julio Andrade Malde

Teatro Rosalía Castro, 24 de Octubre de 21017. Trío Petrof: Jan Schulmeister (violín), Kamil Zvak (violonchelo), Martina Schulmeisterova (piano). Programa con obras de Haydn, Piazzolla, Bartok y Dvorak. Sociedad Filarmónica. Concierto inaugural de la temporada.

—————————-

El Trío con piano que lleva el nombre de Petrof, el conocido fabricante de instrumentos de teclado, es una agrupación joven (fundada hace diez años); pero, aparte de que sus componentes son artistas de profesionalidad contrastada, tiene ya un importante historial. No es extraño porque la calidad de intérpretes e instrumentos es muy elevada. Por ello y por la notable compenetración entre sus integrantes, se consiguen versiones de alto nivel artístico. En el magnífico Trío en Sol mayor, Hob. XV: 25, llamado “Gipsy”, de Haydn, con su arrebatador último tiempo a la húngara, se alcanzó una verdadera eminencia artística. Acaso tanta como con el encantador scherzo del Trío nº 1, en Re menor, opus 49, de Mendelssohn, que se ofreció como bis, donde la agrupación mostró su capacidad de resolver las sutilezas y agilidades de esta hermosa página. Y, sin duda también, con la Danza eslava en Mi menor opus 46 nº 2, de Dvorak. Una notable transcripción para Trío con piano de “Invierno”, perteneciente a Las Estaciones porteñas, de Piazzolla, cerró la primera parte. El Trío en Sol menor, opus 26, de Dvorak llenó la segunda. En esta obra, el compositor no ha alcanzado aún la madurez necesaria para realizar el expurgo de lo accesorio, aquello que Brahms definió como “dejar caer las notas sobrantes bajo la mesa”. Por ello, la partitura resulta en ciertos momentos algo confusa, aunque, como es habitual en el músico bohemio, haya pasajes de gran calidad y belleza. Los tres artistas fueron muy aplaudidos y sonaron algunas merecidas exclamaciones de entusiasmo.

http://www.laopinioncoruna.es/coruna/2017/10/27/caer-notas-sobrantes/1229907.html

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *