13 DE MARZO – CUARTETO ORNATI (en quinteto)

Segunda viola: Marta Pérez López

PRIMERA PARTE

JOSÉ PALOMINO (1755-1810)
Quinteto con dos violas nº1
Allegro
Minuetto (Allegro)
Largo
Rondó. (Allegro brillante)

SEGUNDA PARTE

JOHANNES BRAHMS (1833-1897)
Quinteto num. 2 en Sol Mayor Op.111
Allegro non troppo, ma con brio
Adagio
Un poco allegretto
Vivace ma non troppo presto

 

Valorar lo de casa

15.03.2018 | 01:04

Julio Andrade Malde

Sí; sucede en todos los órdenes de la vida, pero en la música todavía resulta más notorio. Una suerte de papanatismo hace que muchos españoles valoren lo de fuera y desvaloricen lo de casa. Es verdad que hay ejemplos históricos en otras latitudes. Por ejemplo, de Jesús decían con menosprecio: “¿Acaso no es éste el hijo del carpintero?” Y Mahoma se quejó con amargura: “Nadie es profeta en su tierra”. Pero los españoles somos especialmente dados a desdeñar lo nuestro y a exaltar lo ajeno. Viene esto a propósito del concierto que interpretó el Cuarteto Ornati con la colaboración de la violista Marta Pérez. En la primera parte pudimos escuchar un Quinteto con dos violas de un compositor español, Palomino, coetáneo de Mozart y Haydn, y que, sin llegar a las eminencias de estos dos genios, compuso obras tan notables como este primero de los seis quintetos con dos violas que ha llegado -no sin ciertas dificultades- hasta nosotros. Estructuras sólidas (forma sonata, movimiento tripartito y rondó), inspiración estimable, modulaciones interesantes, juegos dinámicos? El público aplaudió la obra y también la más que aceptable versión. Es posible que la sustitución de la segunda viola (estaba previsto el concurso de José R. Alvarado) no haya favorecido el perfecto acoplamiento de los cinco integrantes de la agrupación. Ello se hizo especialmente sensible en la obra de Brahms, cuya evidente dificultad no permite ni el menor desequilibrio ni el más mínimo error. El público agradeció con calor el esforzado trabajo de los integrantes del quinteto, y fue obsequiado con un bis, que fue más bien una ampliación de programa, dada la envergadura de la pieza: una transcripción de la Milonga del ángel, de Astor Piazzolla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 DE MARZO – CUARTETO ORNATI (en quinteto)

Segunda viola: Marta Pérez López

PRIMEIRA PARTE

JOSÉ PALOMINO (1755-1810)
Quinteto con dos violas nº1
Allegro
Minuetto (Allegro)
Largo
Rondó. (Allegro brillante)

SEGUNDA PARTE

JOHANNES BRAHMS (1833-1897)
Quinteto num. 2 en Sol Mayor Op.111
Allegro non troppo, ma con brio
Adagio
Un poco allegretto
Vivace ma non troppo presto

 

Valorar lo de casa

15.03.2018 | 01:04

Julio Andrade Malde

Si; sucede en todas as ordes da vida, pero na música aínda resulta máis notorio. Unha sorte de  papanatismo fai que moitos españois valoren o de fóra e  desvaloricen o de casa. É verdade que hai exemplos históricos noutras latitudes. Por exemplo, de Jesús dicían con menosprezo: “Seica non é este o fillo do carpinteiro?” E Mahoma queixouse con amargura: “Ninguén é profeta na súa terra”. Pero os españois somos especialmente dados a desdeñar o noso e a exaltar o alleo. Vén isto á mantenta do concerto que interpretou o Cuarteto  Ornati coa colaboración da  violista Marta Pérez. Na primeira parte puidemos escoitar un Quinteto con dous violas dun compositor español,  Palomino, coetáneo de Mozart e Haydn, e que, sen chegar ás  eminencias destes dous xenios, compuxo obras tan notables como este primeiro dos seis quintetos con dous violas que chegou -non sen certas dificultades- ata nós. Estruturas sólidas (forma sonata, movemento tripartito e roldou), inspiración  estimable, modulacións interesantes, xogos dinámicos? O público aplaudiu a obra e tamén a máis que aceptable versión. É posible que a substitución da segunda viola (estaba previsto o concurso de José  R. Alvarado) non favorecese o perfecto axuste dos cinco integrantes da agrupación. Iso fíxose especialmente sensible na obra de Brahms, cuxa evidente dificultade non permite nin o menor desequilibrio nin o máis mínimo erro. O público agradeceu con calor o esforzado traballo dos integrantes do quinteto, e foi obsequiado cun bis, que foi máis ben unha ampliación de programa, dada a envergadura da peza: unha transcrición da  Milonga do anxo, de  Astor  Piazzolla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *